ROTULACION A MANO | El artesano que saca brillo al pan de oro: Revista Club + Renfe
21932
post-template-default,single,single-post,postid-21932,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,vertical_menu_transparency,vertical_menu_transparency_on,select-theme-ver-3.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive

El artesano que saca brillo al pan de oro: Revista Club + Renfe

El artesano que saca brillo al pan de oro: Revista Club + Renfe

FACHADAS Y ESCAPARATES DE LOCALES EMBLEMÁTICOS
DE TODA ESPAÑA YA HAN RECURRIDO A ESTE ARTISTA Y
SUS RÓTULOS HECHOS A MANO DE INSPIRACIÓN ‘VINTAGE’.

EL PAN DE ORO,
las fi nas láminas de metal dora-
do que durante siglos dio luz a esculturas, retablos
y orfebrería eclesiástica, ahora, en pleno siglo XXI,
ilumina las fachadas de algunos de los principales
locales de Madrid. El responsable artesano es Diego
Apesteguía (Madrid, 1979), un exgraffi tero que, en
2014, puso en marcha Rotulación a mano, un taller
en el barrio de Malasaña desde el que embellece
comercios tan emblemáticos como la pastelería La
Duquesita. “Es uno de los proyectos que más me
ha marcado. Cuando desmontamos el rótulo de los
años 50 vimos que estaba totalmente oxidado, así
que optamos por hacer una reproducción idéntica
–con pan de oro y materiales de mejor calidad– y
conservar el original a buen resguardo”, comenta.
Por recuperar este ofi cio de rotular manualmente y
con pan de oro bares, tiendas y restaurantes de la
capital, acaba de recibir el Premio Nacional de Arte-
sanía, otorgado por el Ministerio de Economía.
Diego,
acostumbrado a pintar murales de gran
formato en la calle, considera que ha llegado a de-
dicarse a la rotulación, una profesión hasta ahora
sin visibilidad y que atravesaba horas muy bajas, de
manera natural. “Aprendí mucho en cuanto a técni-
ca fi rmando en la calle y tengo muy buen recuerdo
de ello, aunque, la verdad, no lo echo de menos”, se-
ñala. Autodidacta, gracias a la consulta de turoriales
en Internet y manuales de principios del siglo XX,
aprendió más sobre cómo aplicar la técnica artística
a los letreros comerciales. “Hay mucha gente a la
que le interesa lo que hacemos, pero, al no tener un
negocio, no le encuentran encaje. Por eso, mi obje-
tivo es que la rotulación pueda entrar en las casas
a través del interiorismo. Por ejemplo, trabajando
el vidrio decorativo”, explica. Su obra está en los
escaparates y fachadas de tiendas como Tenkey en
Madrid, Ram Bar de Palma de Mallorca, o el restau-
rantes Puertasol de Alberto Chicote, también en la
capital, entre otros. “Pintar estas fachadas es una
cuestión comercial. No es solo que quede muy bo-
nito el local, es que nuestros rótulos venden más,
porque son exclusivos”, comenta. En la época de la
réplica masiva, lo artesanal coge impulso.

 

 

No Comments

Post a Comment