ROTULACION A MANO | Entrevista a Ángel Gimenez Ochoa : “El Maestro” rotulista de Malasaña
21102
single,single-post,postid-21102,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,vertical_menu_transparency,vertical_menu_transparency_on,select-theme-ver-3.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive
Ochoa, Casa Fidel

Entrevista a Ángel Gimenez Ochoa : “El Maestro” rotulista de Malasaña

“Mi nombre es Ángel Giménez Ochoa. El comercial, “Ochoa” era el apellido de mi madre. Siempre hemos escrito Giménez con G, y así creo que debe ponerse según la lengua ¿verdad? Yo nunca he podido ir al colegio, pero el mismo oficio me ha dado una ortografía por las palabras que he tenido que componer… ¿Que le parece?”

En 1990 el fotógrafo documentalista Luis Agromayor publica con Susaeta su libro “Tiendas de Madrid”.

En este libro incluye algunas fotos de comercios ya desaparecidos centrándose especialmente en los rótulos, y para mi sorpresa, algunas entrevistas con artistas del azulejo y cristal pintado que se dedican a hacer rótulos.

Uno de esos artistas entrevistados es Ángel Gimenez Ochoa, que tenía su estudio en Calle Madera de Madrid, paralela a la que estamos ahora Rotulación a mano, en el barrio de Universidad conocido como Malasaña.

Aún es posible ver algunos de los trabajos de OCHOA por las calles del barrio, pero hasta ahora no sabíamos mucho más de él, salvo que en Madrid se le conocía como el “maestro“, uno de los últimos rotulistas tradicionales de España que siguió en activo hasta los 80 (?):

 

“El señor Ángel es un hombre de estatura media, espigado, calvo, de tez un poco amarillenta, ojos entre azules y grises, despeinadas cejas blancas y grandes orejas. Tiene un carácter afable, cordial, todavía entusiasta con sus cosas pero con un punto de desencanto. Nos recibe en su tallercito de la calle Madera, cerca de Espíritu Santo, en el castizo polémico y entrañable barrio de Malasaña.”

Pan de oro y esmaltes, otro Clásico de Ochoa — en Plaza de San Ildefonso.

Pan de oro y esmaltes, otro Clásico de Ochoa — en Plaza de San Ildefonso.

“Nací en un pueblo de Guadarrama. Mi padre era jefe de telégrafos y además maestro tallista de gran valía. A los doce años tuve que venir a Madrid a ganarme la vida. Enseguida entré en el oficio del cristal, en el que llevo unos sesenta años. Ahora ya no hago prácticamente nada […] y es que esta es una labor muy delicada, muy compleja, muy personal ¿sabe usted? Tanto en lo que se refiere al dibujo como en lo tocante a la química. No le puede temblar el pulso a uno” […]

 

Estando hoy la vida tan cara, tan tremendamente cara, ahora no hay maestro capaz de darle el oficio a un chico para que cuando lo haya aprendido se establezca inmediatamente por su cuenta. Los gremios se han perdido. Los Artesanos estamos llamados a desaparecer. Quizá sea yo el último en esto…

ochoa frutas frasquito

Nuestra actividad es canalla ¿Sabe? Está conceptuada como silicótica al ciento por ciento. En el extranjero siempre que se trabaja con ácidos se utiliza una careta antigas. Pero como los españoles somos suicidas y no empleamos careta, acabamos todos con úlcera de estómago. Yo tuve un hermano en el taller conmigo veintisiete años; hace mas de treinta que lo operaron y murió. A mi me han abierto a los 62 años

 

El aspirar los vapores es lo peligroso. Si yo, por ejemplo, me encuentro aquí esmerilando un cristal y llega una mosca volando a esta altura sobre la mesa, no conseguirá atravesar la superficie del grabado… pues los gases la asfixian y la hunden. Fíjese en la bombilla situada en el lugar donde trabajo: por el humo se ha esmerilado sola. 

 

El vidrio tiene unas ramificaciones enormes. Fijese usted: Abarca más de siete oficios diferentes. Existe el biselador, el que cantea los cristales, el que hace el espejo, el que talla, el que trabaja la vidriera artística, el que curva, el grabador…”

Casa Quiroga Rughara plateado y esmaltes sintéticos sobre cristal en inversa. Por OCHOA, un clásico de los rótulos de Madrid centro en los 70 80 — en Casa Quiroga.

Casa Quiroga Rughara plateado y esmaltes sintéticos sobre cristal en inversa. Por OCHOA, un clásico de los rótulos de Madrid centro en los 70 80 — en Casa Quiroga.

-Y para elaborar un cristal publicitario…

“¿Con espejos rótulos y pintura? Se dice pronto. Pero es un trabajo laborioso y muy profesional. Hay que conocer el tipo de cristal […] recubrimos con betún de Judea la parte que queremos dejar libre y virgen, el esmerilado consiste en quitarle el brillo al vidriopara dejarlo mas sobrio, mas elegante, para jugar con el publicitariamente […] y las zonas del espejo mediante plantillas con nitrato de plata de forma que quede en rótulos u orlas, para luego proceder a la operación del pintado al oleo y gomas adhesivas. […]

 

Antes se hacían los espejos a base de mercurio, que ataca el calcio y duraban siglos… El artífice se quedaba sin dentadura -rie- pero la luna era de una calidad extraordinaria. Hoy en día con los nuevos procedimientos los espejos enseguida se estropean, aunque se producen en el mismo tiempo cien veces mas que antes. Es como el símbolo de los tiempos. Ahora se hace cantidad, antes se hacía calidad. “

 


luis agromayor (1) luis agromayor (2)Para leer las entrevistas completas, os remitiremos al libro.

Una buena noticia es que en Diciembre de 2015 se ha hecho publica la Adquisición del Archivo fotográfico de Luis Agromayor con destino al Instituto del Patrimonio Cultural de España mediante la compra a una heredera, por lo que con un poco de suerte, en algún momento mucha de esa documentación de miles de fotografías estará disponible para su consulta pública.

1 Comment

  • Manuel

    11.12.2016 at 17:32 Responder

    Muy interesante Diego, flipo siempre que veo sus rótulos por Madrid.

    Un abrazo,
    Manu(PINCEL Signs)

Post a Comment